Home / tips / Los angeles serafines

Los angeles serafines

Los angeles serafines Guardianes del Destino

Habiendo presentado las narraciones de los Espíritus Ministrantes del Tiempo y de las Huestes de Mensajeros del Espacio, consideraremos ahora a los ángeles guardianes, los serafines dedicados al ministerio de los mortales individuales, para cuya elevación y perfección se ha proveído un vasto esquema de supervivencia y progresión espiritual. En épocas pasadas estos guardianes del destino fueron el único grupo de ángeles que tuvo reconocimiento en Urantia. Los serafines planetarios son en efecto espíritus ministrantes enviados para servir a los que sobrevivirán. Estos serafines asistentes han funcionado como ayudantes espirituales del hombre mortal en todos los grandes acontecimientos pasados y presentes. En muchas revelaciones “la palabra ha sido hablada por los ángeles”; muchos de los mandatos del cielo han sido “recibidos por el ministerio de los ángeles”.

Los serafines son los ángeles tradicionales del cielo; son los espíritus ministrantes que viven muy cerca de vosotros y hacen mucho por vosotros. Han ministrado en Urantia desde los primeros tiempos de la inteligencia humana.

Los ángeles serafines

La enseñanza sobre los ángeles guardianes no es un mito; ciertos tipos de seres humanos tienen realmente ángeles personales. En reconocimiento de esto, Jesús, al hablar de los niños del reino del cielo, dijo: “Cuidaos de no despreciar a ninguno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles siempre disciernen la presencia del espíritu de mi Padre.

Los serafines fueron asignados y definidos originalmente para cada raza urantiana por separado. Pero desde el autootorgamiento de Micael, se asignan de acuerdo con la inteligencia, la espiritualidad y el destino humanos. Intelectualmente, la humanidad está dividida en tres clases:

1. Mentes subnormales

aquellos que no ejercen una fuerza de voluntad normal; aquellos que no toman decisiones normales. Esta clase comprende a aquellos que no pueden comprender la idea de Dios; carecen de capacidad para la adoración inteligente de la Deidad. Los seres subnormales de Urantia tienen un cuerpo de serafines, una compañía, con un batallón de querubines, asignado para ministrarlos y vigilar la extensión de la justicia y la misericordia hacia ellos en las luchas de la vida de esta esfera.

2. El tipo promedio, el tipo normal de mente humana.

Desde el punto de vista del ministerio seráfico, la mayoría de los hombres y mujeres se agrupan en siete clases de acuerdo con su estado de realización dentro de los círculos de progreso humano y desarrollo espiritual.

3. Los de mente supernormal

los de gran decisión e indudable potencial de logro espiritual; hombres y mujeres que más o menos disfrutan de algún contacto con sus Ajustadores residentes; miembros de los diversos cuerpos de reserva del destino.

Cualquiera que sea el círculo en el que se encuentre un ser humano, si ese individuo se convoca a cualquiera de los varios cuerpos de reserva del destino, entonces, en ese mismo momento y bajo esa circunstancia, se asignan serafines personales, y desde ese momento hasta que su carrera terrenal esté terminada, ese mortal disfrutará del ministerio continuo y del cuidado incesante de un ángel guardián.

Además, cuando cualquier ser humano toma la decisión suprema, cuando hay una asignación real al Ajustador, se asigna inmediatamente un guardián personal a esa alma.

En el ministerio a los así llamados seres normales, la asignación de los serafines se hace de acuerdo con el logro humano dentro de los círculos de la intelectualidad y la espiritualidad.

Comienzas con tu mente de investidura mortal en el séptimo círculo y avanzas interiormente en la tarea de autocomprensión, autoconquista y autodominio, y círculo por círculo avanzas hasta que (si la muerte natural no termina tu carrera y transfiere tus luchas a los mundos de estancia) alcanzas el primer círculo o círculo interior de contacto y comunión relativos con el Ajustador residente.

Los seres humanos en el círculo inicial o séptimo tienen un ángel guardián con una compañía de querubines asistentes asignados a la custodia y vigilancia de mil mortales. En el sexto círculo se asigna una pareja seráfica con una compañía de querubines para guiar a estos mortales ascendentes en grupos de quinientos.

Cuando se alcanza el quinto círculo, los seres humanos se agrupan en compañías de alrededor de cien, y se asigna un par de serafines guardianes con un grupo de querubines para vigilar. Cuando se alcanza el cuarto círculo, los seres mortales se agrupan en grupos de diez, y nuevamente se entrega la guardia a un par de serafines asistidos por una compañía de querubines.

Si una mente mortal atraviesa la inercia del legado animal y alcanza el tercer círculo de la intelectualidad humana y de la espiritualidad adquirida, un ángel personal (en realidad dos) de aquí en adelante se dedicará única y exclusivamente a este mortal ascendente.

Así pues estas almas humanas, aparte del Ajustador del Pensamiento residente siempre presente y cada vez más eficiente, reciben la plena asistencia de estos guardianes personales del destino y continúan en todo esfuerzo por terminar la travesía del tercer círculo y atravesar el segundo para alcanzar el primero.

About admin

Avatar

Check Also

palabra de dios

Domingo de la Palabra de Dios

Domingo de la Palabra de Dios: leer la Biblia para despertar la fe Mons. Fisichella …